sábado, 29 de septiembre de 2012

Metafísica de las Enfermedades. Enfermedades del Sistema Reproductor

Metafísica del Sistema Reproductor. Creación de Vida y Amor

Metafísicamente el Sistema Reproductor no solo se refiere a la concepción, procreación y el mantenimiento de la nueva criatura recién nacida a través de la leche materna. El Sistema Reproductor se tiene que estudiar desde una perspectiva más amplia y de una forma holística.

Todo proceso de renacimiento en el organismo humano como la renovación celular, el nacimiento de bello corporal, el desarrollo del infante en la pubertad, osea una actividad creadora nueva, única.

Toda actividad creadora implica de forma automática un desarrollo. Todo desarrollo implica una energía creadora tras éste.

Los órganos físicos asociados al Sistema Reproductor son en el hombre: el pene, los testículos, el escroto, etc., en la mujer son la vagina, el clítoris, los ovarios, la matriz y las mamas.

Tanto los órganos sexuales masculinos como los femeninos se pueden considerar activos, creativos. La anterior postura se basa en que tanto los órganos reproductores masculinos y femeninos son creadores de vida. Los genitales masculinos se podrían considerar el primer órgano creativo durante el acto sexual y los órganos femeninos tomarían la responsabilidad creadora durante y después de la concepción, durante el embarazo, el parto y el amamantamiento.

Metafísica del Sistema Reproductor. Sentimientos y Emociones

También debemos citar que en toda creatividad está implicado el Aparato Circulatorio, que Metafísicamente está asociado a la vida: La sangre es vida. El movimiento de la sangre implica vida y salud. El acto sexual está unido a la excitación sexual que produce el aumento de flujo sanguíneo en los órganos sexuales, tanto del hombre como de la mujer (erección y sensibilidad en pechos y pezones del hombre, y aumento y sensibilidad en la vagina, en el clítoris, pechos y pezones de la mujer).

Metafísicamente, la excitación sexual es aumento de la capacidad de vivir en un momento determinado de la vida, osea un aumento de la creatividad y por lo tanto del desarrollo implicado en/o tras esa creatividad.

Así pues, todo problema, enfermedad, difunción en el Sistema Reproductor implica un desequilibrio directo en la creatividad y productividad, y un desequilibrio indirecto en el desarrollo, así sea físico, emocional, sentimental y/o espiritual del individuo afectado.

El Sistema Reproductor está asociado a dos centros energéticos mayores de la Anatomía Espiritual Humana:
 Por una parte tenemos el chakra Sacro o Sacral  que suministraría energéticamente a los órganos sexuales y al aparato urinario, y que también se asocia al Aparato Circulatorio y que es la sede de la creatividad, la sexualidad y las emociones.
Por otra parte tenemos el chakra Corazón que suministra de energía a los pechos y corazón. Asociado al Sistema Inmunitario y al Aparato Respiratorio, sede de los sentimientos, amor, valentía.

El chakra Sacral se desequilibra y/o bloquea a causa de las frustraciones, desengaños y desgasta su energías creativas a través de la ira, el rencor, la rabia.
El chakra Corazón se desequilibra y/o bloquea a causa de penas, desamores, perdidas sentimentales y a causa del miedo (que literalmente lo "ahoga").

Desarrollo. Realización Personal a través de la Creatividad

Así pues, expuesto lo anterior, las enfermedades del Sistema Reproductor están estrechamente ligadas al estado emocional y sentimental del individuo, a su creatividad basada en el amor para conseguir desarrollarse.

Una persona que utilice sus energías creativas de forma valiente (osea sin miedo) para desarrollarse no debería nunca de padecer ninguna dolencia o afección ligada al Sistema Reproductor.
Una persona que realice el acto sexual de forma amorosa para crear vida y así desarrollarse como persona tampoco debería de tener ningún problema con el Sistema Reproductor.

Toda enfermedad del Sistema Reproductor es debida a un exceso o defecto de emociones (pasiones) y sentimientos, o a un desligamiento entre ambas. Emociones negativas y sentimientos negativos o a emociones sin sentimientos.

Ejemplos de lo anterior podrían ser:
La persona que solo crea (trabaja) sin amor, solamente lo hace por obligación.
La persona que usa el sexo con exceso, como un método de evasión de su frustración.
La persona que no implica el corazón (sentimientos) en el acto sexual (emociones, creatividad).
La persona que no "ve" los frutos de su trabajo (frustración), ni la aprobación familiar (desengaño) desembocando en agresividad (desequilibrio en el chakra Sacro).
La persona que ama (chakra corazón) pero que no es correspondida sexualmente (chakra Sacro) lo que conlleva a una frustración y un desamor (miedo, pena, odio).
La persona que desea desarrollarse con su creatividad (chakra Sacro) pero que no tiene el apoyo financiero (frustración).

Definición de Trabajo: "Actividad Libre Placentera"

Se podrían enumerar cientos de ejemplos y cientos de enfermedades asociadas al Sistema Reproductor pero para concluir háganse estas pregunta:
¿Trabajo con amor y por lo tanto disfruto con ello?
¿Me siento realizado con mi vida?
¿Estoy haciendo lo que deseo?,
¿Es mi trabajo mi pasión y misión vital?,
¿Me estoy desarrollando como ser humano?,
¿Amo y me corresponden?
¿Amo a mi pareja?
¿Amo el sexo?
¿Tengo sexo con quien amo?
¿Son mis relaciones amorosas?
¿Es mi vida dinámica y creativa?

En resumen, para evitar enfermedades del Sistema Reproductor (y ésta es la explicación metafísica) deberemos:
"Crear y trabajar con amor y amar nuestro trabajo, si no, hacer ese trabajo que amas y crear lo que amas con el fin de desarrollarte como persona creando".
"Amar a la persona con quién copulas o llevar a cabo tu sexualidad con quien realmente amas con el fin de desarrollarte como persona creando vida (procreación)".

No hablamos ni del trabajo como un suplicio que debemos aceptar, ni de celibato, pero les aseguro que es más placentero y más beneficioso para cuerpo mente y alma: "El sexo con amor" y "el trabajo que se ama".
Gran Era del Amor